Feeds:
Entradas
Comentarios

La llegada de niños inmigrantes a España obliga a una mayor formación de los pediatras, el motivo son las enfermedades que en nuestro país están erradicadas pero no en los países de procedencia de estos niños. La afluencia de inmigrantes conlleva a la aparición de enfermedades que los profesionales no están acostumbrados a tratar y por consiguiente, es necesaria una formación complementaria

.

Aunque son los pediatras valencianos quienes reivindican una formación más específica para tratar enfermedades como el paludismo, diversas parasitosis o la filariasis entre otras, casi se podría decir que esta reclamación debería extenderse a la totalidad de las comunidades españolas, ya que la inmigración se da en todas ellas. Varias enfermedades pueden encerrarse en los niños inmigrantes y grave es el posible riesgo de que puedan contagiar a otros pequeños, en absoluto queremos decir que todos estos niños estén enfermos, pero existe un riesgo que debe ser eliminado por el bien de toda la comunidad infantil.
Según los pediatras, sólo un 4% de las patologías son importadas pero no hay que descuidarlas, es necesario estar preparados y más con las previsiones que se dan en cuanto a la inmigración y las enfermedades que pueden aparecer en nuestro país como consecuencia del cambio climático, un artículo de Genciencia nos muestra cómo determinadas enfermedades pueden aparecer en lugares que años atrás eran impensables, como consecuencia del cambio climático.

Dependiendo del país de origen las enfermedades varían, este hecho obliga a que los especialistas de la salud amplíen sus conocimientos en todo tipo de patologías. Otro de los problemas al que se enfrentan los pediatras es la ausencia de datos, cartillas de vacunación inexistentes o poco fiables que obligan a los especialistas a plantearse nuevas medidas o vacunaciones específicas ante la duda.

Muchos son los cambios, tanto para médicos como para niños, por ejemplo, la alimentación a la que están acostumbrados los niños extranjeros dista mucho de la que realmente necesitan seguir, el cambio es bastante brusco y es necesario tiempo para poder adaptarse a la nueva dieta. Los niños inmigrantes plantean una nueva actuación de los pediatras a nivel nacional y ésta, en nuestra opinión, es necesaria y obligatoria a corto plazo.

Anuncios
Oímos hablar de inmigración, de ley de extranjería, de inmigrantes ilegales que mueren antes de poder acceder a nuestras costas, de manifestaciones, de huelgas de hambre por parte de los inmigrantes, de permisos de residencia, de trabajo. Pero éstas no son, ni mucho menos, las únicas preocupaciones que nos deben ocupar, no son los únicos problemas que comporta la inmigración, no es la única cara de la moneda.

Con una denominación casi de origen, los “niños de la calle” malviven en nuestro país, roban, delinquen, se drogan y sufren todo tipo de vejaciones a cambio de algo de dinero para poder sobrevivir. Y lo peor es que son conscientes de su situación y la sufren día tras día.

Sufren el rechazo social, la discriminación, la incomprensión de sus vecinos, el abuso de las mafias, la violencia sexual Sufren la soledad, el tener que vivir al raso, el sentirse desamparados y es cada vez mayor el número de menores que sufre. Son sólo niños, emigrantes de origen magrebí que abandonaron su país de origen siendo muy pequeños debido a la falta de expectativas laborales, al abandono de la escuela y a la precariedad económica de sus familias, la mayoría de ellas numerosas, y así se convirtieron en niños de la calle, en pequeños desamparados repartidos en barrios, sobre todo, de Ceuta y Melilla, pero también de núcleos de Madrid, Barcelona y otras ciudades de nuestro país.

De la ilusión a la decepción

Aquí en España tienen derecho a la tutela del Estado, pero cuando cumplen 18 años son repatriados. A veces son considerados un problema social, otras un problema de orden público, otras un problema policial. El caso es que existen centros de acogida para el menor, pero, a parte de estar la mayoría desbordados, son muchos los niños de la calle que renuncian a esta opción. Gran parte de ellos ha solicitado en algún momento amparo institucional, pero acaban renunciando a él “por la sensación de estar retenidos”, según un informe del Casal d’Infants del Raval. Así, llegan a España con “un proyecto personal de inserción y trabajo”, la mayoría con “un gran interés por la formación y la inserción laboral”, según el mismo informe, pero acaban cayendo en el desánimo y la frustración debido a su precaria situación. Se niegan a vivir en los centros de menores de la Dirección General de Atención a la Infancia (DGAI) y ello aumenta s peligro de marginación en la sociedad.

Deterioro personal

Hambre, frío, drogas, violencia y soledad son solamente algunos de los factores que inciden en la desmotivación de los niños de la calle, pero hay otro aspecto presente de igual o mayor importancia en el desarrollo de estos menores. Se trata del grave deterioro físico que sufren muchos de estos niños producido por el hecho de llevar, en algunos casos, más de tres meses seguidos en la calle. Y todo es una rueda: mayor deterioro físico, menos posibilidades de integración, y cuantas menos posibilidades de integración, mayor deterioro físico. Así se presenta el futuro de estos menores desamparados, uno de los mayores dramas actuales ligado al de la inmigración ilegal. Se trata de un deterioro físico pero también psíquico, debido al consumo de tóxicos, que les lleva a dinámicas agresivas o autolesivas, así como a llevar a cabo delitos en grupo de forma habitual.
El Casal d’Infants del Raval ha criticado “que exista un incumplimiento legal en el ejercicio práctico de las competencias de la Administración en general respecto a este colectivo”, así como la falta de voluntad para asumir las competencias en materia de infancia por parte de la administración autonómica, que también tiene competencias. (La Razón, 26/02/01). No obstante, hace unos días la Generalitat de Catalunya llegó a un principio de acuerdo con el gobierno marroquí con el fin de repatriar a un total de 40 niños de la calle que han rechazado la tutela de la administración catalana y que son considerados conflictivos. El objetivo del acuerdo es facilitar la reagrupación familiar de los menores .aunque en muchos casos los padres de éstos se desentienden completamente de sus hijos- y conseguir que el retorno tenga un efecto “disuasorio” en otros niños que quieran meterse en la misma aventura.

Familias de acogida. Una esperanza

Con la finalidad de conseguir la integración de estos niños varias entidades y organizaciones han elaborado un proyecto común consistente en una campaña de acogida para los menores inmigrantes por parte de familias residentes en el país. Cruz Roja Catalunya y el Instituto Catalán de Acogida son dos de las organizaciones colaboradoras.
Lo que se pretende es ofrecer a los niños de la calle un entorno normalizador que les permita una mejor inserción social, cultural y laboral, que les dé estabilidad. De esta manera se evitarían problemas de salud, drogadicción, delincuencia y otras consecuencias propias del entorno de estos menores y se evita, además, que al alcanzar la mayoría de edad y salir de los centros de acogida los jóvenes se encuentren en una situación de inadaptación y sin los papeles en regla, lo cual les llevaría por segunda vez a vivir desamparados, a pasar hambre y frío y, posiblemente, a delinquir.
Los niños de la calle con opción a ser acogidos por familias deben cumplir una serie de requisitos, entre ellos, tener entre 15 y 17 años, haber completado un plan educativo en los centros de la Dirección General de Atención a la Infancia y aceptar un plan de trabajo que los oriente hacia un futuro laboral más o menos seguro. Los menores de 15 años también podrán optar a una familia de acogida, pero con un plan de trabajo específico en cada caso.
Esta medida de integración, además de ofrecer una familia a los inmigrantes, ayuda a descongestionar los centros públicos de acogida, así éstos podrán recibir a otros menores en la misma situación.

Algunos porcentajes de interés

Un informe elaborado por el Casal d’Infants del Raval analiza la evolución de los niños de la calle en Barcelona. Estas son algunas de las cifras que recoge el documento:

  • El 35 por ciento de los niños que malviven en las calles de la ciudad lleva más de ocho meses en el más absoluto y lamentable abandono
  • El 15 por ciento (compuesto sobre todo por los más pequeños) presentan un gran deterioro físico y psíquico
  • Casi la mitad de ellos son habituales consumidores de drogas, especialmente de disolventes y colas
  • El 88 por ciento ha participado en acciones delictivas
  • El 83 por ciento son estables geográficamente, mientras que un 17 por ciento cambia de ciudad periódicamente
  • Todos ellos son detenidos por la policía una media mensual de seis veces
  • El 80 por ciento son menores de edad y la mitad de los mayores alcanzó los 18 años en Cataluña
  • El 57 por ciento se ha escapado de los centros de acogida y protección de menores
  • El 82 por ciento ha solicitado en alguna ocasión medidas de protección para salir del desamparo
  • El 75 por ciento tenía un proyecto personal de inserción y trabajo, por ello emigró
  • El 77 por ciento muestra un gran interés por la formación y el trabajo

Graficas y Esquemas

Aqui presentamos unas graficas que nos muestran los niños extrangeros residentes en España.

Este es un esquema de se tratan a los niños en las consultas de Atencion Primaria

Están condicionados por sus orígenes y entornos de residencia

Un informe realizado por la American Sociological Association en más de 13 países occidentales y con más de 7.000 adolescentes inmigrantes, procedentes de 35 países distintos, señala que la educación de estos jóvenes se ve afectada por las influencias que sobre ellos ejercen los países de origen, los países huéspedes y las comunidades inmigrantes a las que pertenecen. Todas estas influencias marcan diferencias en el rendimiento escolar de los niños, siendo especialmente dañinas para ellos en este aspecto las situaciones de los emigrados por razones políticas.

La educación de los niños inmigrantes se ve afectada por las influencias que sobre ellos ejercen los países de origen, los países huéspedes y las comunidades inmigrantes a las que pertenecen, señalan los resultados de un estudio llevado a cabo con más de 7.000 inmigrantes de15 años de edad, de 35 países distintos. El estudio se realizó en 13 países occidentales.

Los sociólogos Mark Levels, Jaap Dronkers y Gerbert Kraaykamp descubrieron en la presente investigación que estas influencias juegan un papel fundamental en los resultados educativos de los niños inmigrantes. Según informó la American Sociological Association (ASA ) en un comunicado, el desarrollo económico y las condiciones políticas de los países de origen impactan en el éxito académico de los estudiantes inmigrantes.

Así, los niños que proceden de países con un nivel de desarrollo económico menor presentaron como media un rendimiento académico más alto que aquellos niños emigrantes de países con un mayor nivel de desarrollo económico.

Inestabilidad política

Por su parte, los hijos de inmigrantes procedentes de países políticamente inestables tienen un rendimiento académico más bajo que el de otros niños inmigrantes. Según los investigadores, los adultos que emigran por razones políticas se enfrentan a situaciones muy negativas relacionadas con la situación política de sus países de origen. Las consecuencias se arrastran generaciones, afectando también a la educación de sus hijos.

Por eso, resulta esencial diseñar programas educativos que tengan en consideración los efectos negativos de las migraciones políticas, para motivar a los niños que estén en esta situación en países extranjeros, aseguran los sociólogos.

El estudio analizó también el impacto de las condiciones políticas en los países de destino sobre la educación de los niños inmigrantes. Así, descubrieron que en países donde el fenómeno de la inmigración se lleva produciendo muchos años, como Australia, el éxito escolar de los niños inmigrantes era superior al de los niños inmigrantes de otros países. La razón, según los autores del estudio, radicaría en las políticas de inmigración que favorecen que emigren adultos más cualificados.

Estatus socioeconómico bajo

La extensión y las características socioeconómicas de las comunidades inmigrantes en los países de destino también juegan un importante papel en el rendimiento académico de los hijos.

Los niños de comunidades inmigrantes con un estatus socioeconómico más alto –en relación con la población nativa- presentaron un rendimiento académico más alto que los niños de otras comunidades. Asimismo, los niños procedentes de extensas comunidades de inmigrantes tendían también a rendir más en las escuelas que los niños de comunidades más pequeñas de inmigrantes.

Los datos para este estudio fueron tomados del Program for International Student Assessment (PISA ) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE ). El rendimiento académico se basó en la medida PISA de alfabetización de los estudiantes.

Desventaja en la UE

El pasado mes de julio, la Comisión Europea, por su parte, abría el debate sobre la educación de los niños inmigrantes en nuestro continente, con la publicación de un Libro Verde.

Bajo el título de “Niños inmigrantes y educación: desafíos y oportunidades para los sistemas educativos de la UE”, este Libro señala las notables consecuencias que para la educación presenta la elevada presencia de niños inmigrantes en nuestros colegios.

Cuestiones fundamentales propuestas por la UE a resolver son cómo evitar la segregación en centros escolares para mejorar la igualdad en la educación; cómo integrar la creciente diversidad de lenguas maternas y perspectivas culturales y desarrollar habilidades interculturales; cómo adaptar las capacidades de enseñanza o cómo estrechar los lazos con las familias y las comunidades inmigrantes.

Pero el Libro también apunta a que, según datos tanto internacionales como nacionales, muchos niños inmigrantes de la Unión Europea sufren una desventaja educativa respecto a sus compañeros nativos: son más propensos al abandono escolar y su nivel de acceso a la enseñanza superior es más bajo.

Pérdida de oportunidades

Por otro lado, en algunos países los alumnos de origen inmigrante de segunda generación obtienen peores resultados escolares que los de primera generación, lo que indicaría que la fracción social puede agravarse con el tiempo.

Por último, se aprecian indicios claros de una intensificación de la tendencia a la segregación en función de la situación socioeconómica, dado que los padres que gozan de una buena situación social tienden a retirar a sus hijos de los colegios con muchos alumnos inmigrantes.

Las disparidades entre colegios tienden a aumentar con el tiempo, provocando, según los expertos, una pérdida de oportunidades de que los jóvenes alumnos inmigrantes logren una buena integración en la sociedad y, cuando sean adultos, en el mercado laboral.

Con motivo del Día del Niño Africano, Unicef solicitó hoy a las instituciones una mayor inversión en los servicios básicos de salud y en la infraestructura de este continente, ya que estas medidas podrían salvar vidas de muchos de los millones de niños y niñas africanos que mueren antes de cumplir los cinco años, además de contribuir al desarrollo de estos países en el futuro.

“Invertir hoy en día en la infancia producirá beneficios para las futuras generaciones y contribuirá a salvar las vidas de alrededor de 4,5 millones de niños y niñas africanos de menos de cinco años que mueren todos los años, sobre todos a causa de enfermedades que se pueden evitar”, afirmó el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake.

Por ello, la ONG solicitó a los gobiernos que promuevan una asignación adecuada de los presupuestos a favor de la infancia y que garanticen que las estrategias de reducción de la pobreza y los planes nacionales de desarrollo se centren en los niños y niñas.

Asimismo, desde la entidad se hizo referencia a los gobiernos de África que ya se han comprometido a asignar un 15% de sus presupuestos nacionales a la salud, un 20% a educación, un 10% a la agricultura y un 0,5% de su PIB a la mejora del agua y el saneamiento.

El Día del Niño Africano conmemora una marcha celebrada en 1976 en Soweto, Sudáfrica, cuando miles de escolares africanos ocuparon las calles para protestar por la calidad inferior de su educación y exigir el derecho a recibir una enseñanza en su propio idioma. Cientos de jóvenes y niñas fueron asesinados a tiros y, durante las dos semanas de protesta que siguieron, más de 100 personas murieron y más de 1.000 sufrieron heridas.

Cerca de 200 niños y niñas sin recursos y de distintas nacionalidades han recibido juguetes gracias a la nueva campaña solidaria puesta en marcha por la Conselleria de Solidaridad y Ciudadanía, Radio Televisión Valenciana (RTVV) y la Fundación Crecer Jugando, según informó la Generalitat en un comunicado.

EUROPA PRESS. 04.01.2010

El conseller de Solidaridad y Ciudadanía, Rafael Blasco, presenció la entrega de los juguetes, que repartieron la directora general de Cooperación al Desarrollo y Solidaridad, Pilar Collado, y el jefe de gabinete de Dirección General de RTVV, Juan Prefaci.

También participaron los presentadores de informativos Amalia Sebastián y Joan Espinosa, el delegado RTVV temas de cooperación, Javier Gomar, y el Vicepresidente de la Fundación Crecer Jugando y vicepresidente de la asociación de Fabricantes de Juguetes, Alejandro Mañes.

“El objetivo de esta iniciativa consiste principalmente en conseguir que estos niños y niñas puedan disfrutar también de la tradición de los Reyes Magos”, destacó Pilar Collado.

Los juguetes que se han repartido pertenecen a un stock que ha donado la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) a la Fundación Crecer Jugando. Concretamente estos juguetes provienen de la ciudad de Ibi (Alicante).

Pilar Collado subrayó que la solidaridad “ha sido siempre entendida para el Gobierno de la Generalitat, como un elemento necesario y enriquecedor, además de intrínseco, en la sociedad valenciana”. “Nuestra infancia marca nuestro futuro. Lo que vivimos en nuestra infancia determina toda nuestra vida. Por eso, no hay mayor injusticia que negar a los más pequeños de disfrutar de los juguetes”, señaló.

Los niños y niñas que se han beneficiado proceden de las asociaciones Ararat y ADIM. La Asociación ADIM cuenta entre sus miembros con personas de diversas nacionalidades pero principalmente son ciudadanos provenientes de América latina mientras que Ararat está formada principalmente por personas de nacionalidad armenia.

EL PODER A LOS NIÑOS

EL PODER A LOS NIÑOS

El niño aprende por sí sólo una gran cantidad de cosas antes de ingresar a la  escuela, guiado por su interés y curiosidad. El sistema, privilegiando el aspecto social y regulador, reprime su mirada inquisitiva.

La autoestima, la curiosidad como placer,  la cristalización de sus deseos en planes, el autocontrol, la generación de relaciones, el  poder de comunicación  y cooperación dependen de un entorno familiar  basado en principios  de libertad emocional que se traducirán luego en “yo puedo, soy el creador, sé imaginar y producir”.

Por el contrario, la escuela estimula la adquisición de un conocimiento promedio antes que la búsqueda interior del genio dormido. Así, un ser libre pasa a responder a intereses externos. Bill Gates abandonó la Harvard para  crear Microsoft . Pensar por sí mismo tiene sentido sólo si la persona es capaz de tener pensamientos propios (Erich Fromm).

Ante la progresión geométrica del saber,  el error reside en correr detrás de los contenidos. Si a Ud. le ofrecen un billón de dólares con la condición de contarlos de a uno, sería un despropósito  aceptarlos  porque demoraría 63 años (Humberto Ecco). Peter Drucker lo plantea con claridad: la información no es igual al saber porque lo que valen son los resultados, es decir, su aplicación. Citando a Confucio lo que importa no es que el gato sea blanco o negro sino si caza ratones. No hay que buscar la media, sino desarrollar los puntos fuertes de cada uno ya que la vocación es una mezcla dinámica de interés y aptitud.

En el sistema se fomenta la recepción pasiva de la información antes que su selección  crítica  y no se induce a  pensar sino a repetir  “como un loro” lo que podría guardarse en una PC.

En un mundo en el que los valores se encuentran en crisis, el espacio socializador de la escuela debe contribuir a formarlos mientras se aprende y se vive. La escuela no es una autopista o lugar de paso donde lo único que importa es cómo se entra y cómo se sale sino un sendero donde se disfruta el trayecto y lo que en él se crea. El objetivo  es alcanzar la felicidad no como una estación a la que se arriba sino como la manera de viajar.  Es decir que la escuela debe educar para la vida enseñando a ser, a hacer, a aprender y a convivir ya que desaparecerá si se convierte en una mera procesadora de tecnología o  guardería. Su función  será formar ciudadanos participativos, solidarios, con saberes y competencias para lograr así que el avance científico se transforme en un bien común.

Los niños indagan siempre el porqué de todas las cosas y hasta rompen sus juguetes para conocerlos. Este instinto es el más antiguo y los enriquece con cada pregunta y con cada respuesta. La escuela es el mapa, la realidad es el territorio. Por eso no hay espacio para el enciclopedismo. Es tan importante el saber como poder gestionarlo mediante la metodología de proyectos que tampoco se aprende en el colegio.


La escuela, por la necesidad de la actualización permanente, ya no será sólo para los chicos. Por lo tanto, la ocupación  del adulto será volverse cada vez  más niño cuando un mundo globalizado lo limita para poder crear. La juventud no coincidirá así con una edad cronológica sino con una actitud frente a la vida. El que mantenga su curiosidad intelectual intacta, sus esperanzas y el optimismo será joven a cualquier edad.

De esta manera haremos realidad la frase: el niño es el padre del hombre.